Historias de marcas

Se inspiraron en un movimiento religioso y crearon una marca de avena reconocida en todo el mundo: así nació Quaker

La compañía lleva más de 140 años en el negocio de los cereales. Su historia (y su reconocido logo) está enlazada con los cuáqueros, un movimiento fundado en Inglaterra.

En 1877 Henry Seymour y William Heston fundaron un pequeño molino de avena en Ravenna, Ohio. Pero decidieron no solo encargarse de la molienda, sino también elaborar el producto final que llegaría a los consumidores. Y para esto crearon la marca Quaker.

Los socios eligieron este nombre inspirado en el movimiento de los cuáqueros (quakers, en inglés). Se trataba de una manera de referirse a los miembros de la Sociedad Religiosa de los Amigos, fundada por el inglés George Fox en el siglo XVII. Los primeros misioneros cuáqueros llegaron al territorio americano en 1650 y tuvieron un rol en los movimientos abolicionistas porque el pacifismo era uno de los ejes de este movimiento.

Según detalló la empresa, en un artículo publicado por LA Times en 1987, Seymour tuvo la idea tras leer un artículo sobre los cuáqueros en una enciclopedia. "Estaban buscando una imagen que hiciera parecer sano y bueno al producto, además de atraer a la población de cuáqueros que habia en Ohio y Pensilvania".

El reconocido logo de Quaker nació en 1877 y con los años tuvo varios rediseños.

Con la fundación de la marca también apareció su logo: un hombre vestido de cuáquero. Al principio aparecía de cuerpo entero, pero su diseño fue cambiando con los años hasta la imagen en primer plano sonriente que tiene hoy.

Los reyes de los molinos

Cuatro años después de iniciar operaciones, Quaker cayó en bancarrota y fue adquirida por Henry Parsons Crowell quien se quedó con el molino y la marca. Como los norteamericanos aún no estaban acostumbrados a consumir avena, la compañía optó por incluir una receta en su envase. Esta se convirtió en una práctica que, años más tarde, se replicó en múltiples rubros.

Uno de los grandes impulsores del producto en los Estados Unidos era el alemán Ferdinand Schumacher. Cuando llegó en 1850 se dio cuenta que ahí la avena era utilizada como alimento para caballos, entonces empezó a buscar maneras de lograr que se cocine más rápido para incentivar su consumo. En 1901 Schumacher, Parsons Crowell y otros de los molineros más importantes del país decidieron unir fuerzas y crearon American Cereal Company que luego pasó a llamarse The Quaker Oats Company.

Ferdinand Schumacher, uno de los impulsadores del consumo de avena en los Estados Unidos

En 1911 la empresa adquiere Mother's Oats y se convierte en dueña de la mitad de las operaciones de molienda al este de las Montañas Rocallosas. Una década más tarde lanzan la avena rápida que se cocinaba en tan solo un minuto y en los 60 finalmente presentan la versión instantánea.

Avena, juegos y bebidas

Con el correr de los años Quaker fue diversificando su portfolio. En 1969 se quedó con la empresa juguetera Fisher-Price (la vendió en 1991), en 1983 compró al fabricante de la marca de bebidas Gatorade y sumó productos como las barras Chewy, los cereales Cap'n Crunch y las premezclas Aunt Jemima.

La avena instantánea de Quaker salió al mercado en 1966.

En los 70 incursionó en la producción cinematográfica con un objetivo de negocios. La firma financió la realización de Willy Wonka y la fábrica de chocolate (1971) porque tenía la idea de lanzar Wonka como una marca de golosinas. El proyecto nunca despegó como esperaba y en 1988 le vendió esta unidad a Nestlé.

Desde 2001 Quaker pertenece al holding alimenticio PepsiCo que la compró por u$s 13.400 millones en acciones. Según su último balance anual, el vertical Quaker Foods North America generó u$s 2751 millones en ingresos netos, un 3,4% del total de la facturación del grupo. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios