Tiene 18.900 locales

Se inspiraron en su eterno rival pero apostaron por las hamburguesas XL: cómo nació Burger King

Nació en Florida en 1953 y hoy su dueño es un multimillonario brasileño. De sus inicios caóticos al nacimiento del Whopper.

Todos los días más de 11 millones de personas visitan sus locales alrededor del mundo y comen alguna de sus hamburguesas. Se inspiró en la gran M dorada y creció a su sombra, pero hoy se erige como una de las cadenas de fast food más grandes del mundo con 18.900 sucursales en más de 100 países. Burger King fue la primera en crear un menú insignia y pasó por varias manos a lo largo de su historia.

Keith Cramer manejaba un restaurante carhop en Daytona Beach, Florida. Un día su padrastro, Matthew Burns lo llamó entusiasmado. Le dijo que tenía que ir si o si a San Bernardino a visitar un local de comida rápida que tenía un sistema nunca antes visto. Se trataba del joven emprendimiento de los hermanos McDonald. Cramer cotejó in situ la información y decidió armar un nuevo negocio inspirado en este nuevo formato gastronómico.

El primer nombre de la cadena estaba inspirado en su máquina de cocción, la Insta-broiler.

Lo primero que hizo fue comprar una maquina llamada ‘Insta-broiler'. Esta era conocida por tener la capacidad de cocinar 12 medallones de carne a la vez. Tan entusiasmado estaba con su adquisición que decidió usar parte del nombre del aparato para bautizar a su restaurante: Insta-Burger King. Así fue que la cadena comenzó a operar oficialmente en 1953 en Jacksonville, Florida.

Al poco tiempo, James McLamore y David Edgerton se interesaron en la compañía de Cramer y le compraron la licencia para abrir sus propios locales en el condado de Miami-Dade. Insta-Burger King llegó a tener 40 sucursales, sin embargo las finanzas de la firma no eran sólidas y el fundador decidió desprenderse de la marca y los compradores fueron sus principales socios, McLamore y Edgerton.

De emprendimiento a cadena

El dúo introdujo varios cambios. El principal fue jubilar al Insta-Broiler. Aparentemente la máquina tenía una corta vida útil debido a que la grasa de los medallones. Entonces la cambiaron por un horno a gas al cual llamaron ‘Flame-broiler'. Con la modificación en la cocción el nombre original de la empresa ya no tenía sentido por lo que la rebautizaron Burger King. Unos años más tarde la cadena contaba con 250 locales.

James McLamore y David Edgerton fueron los encargados de hacer crecer Burger King desde 1959

Para ese momento la compañía ya tenía en su portfolio a su producto insignia, el Whopper. Este había sido introducido al menú en 1957 como una idea de McLamore. El emprendedor había visto que una hamburguesería rival se había vuelto muy popular por uno de sus sándwiches de gran tamaño, entonces advirtió que el éxito, quizá, estaba relacionado con el volumen de las hamburguesas. El Big Mac recién saldría 11 años después.

Si bien la firma crecía, no se trataba de una expansión controlada. No contaban con un sistema claro de franquicias y había inconsistencias entre los productos que ofrecían. Con este panorama se encontró Pillsbury Company cuando adquirió la empresa en 1967. Rápidamente contrataron a Donald Smith, un ex ejecutivo de McDonald's, para que ordenara su funcionamiento.

De mano en mano

No obstante, su nuevo dueño no logró encontrarle la vuelta al negocio y en 1989 Burger King pasó a manos de la británica Grand Metropolitan. Ocho años más tarde, el holding se fusionó con la cervecera irlandesa Guinness y pasó a llamarse Diageo. Pero la novel compañía no tenía en sus planes a la cadena de fast food porque quería concentrarse en el segmento de bebidas. Estudió una posible salida a la Bolsa, aunque finalmente se la vendió a un consorcio de fondos de inversión, liderado por TPG Capital, por u$s 1500 millones.

El Whopper debutó en 1957 y se volvió la insignia del menú la compañía.

Finalmente Burger King realizó su IPO en 2006 y el fondo se quedó con un 31% de las acciones. En 2010 le vendieron este paquete al grupo brasileño 3G Capital, comandado por el multimillonario Jorge Paulo Lemann, por u$s 3200 millones y pronto la sacaron del mercado de capitales.

Hoy la cadena forma parte de Restaurant Brands International, un grupo conformado en 2014 tras la fusión de Burger King con la canadiense Tim Hortons. Luego el holding sumó otras dos marcas: Popeyes Louisana Kitchen y Firehouse Subs. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios