Historias de marcas

Dos hermanos enfrentados por un negocio millonario: la historia detrás de los cereales Kellogg's

El doctor John Harvey Kellogg y su hermano menor, Will, experimentaron con trigo para crear un producto fácil de cocinar y perecedero. Sin embargo, no se pusieron de acuerdo sobre el futuro de su invento.

La estadounidense Kellogg's es uno de los gigantes del negocio de cereales para el desayuno con una facturación de más de u$s 14.000 millones. Desde hace más de 100 años que su cuartel general se encuentra en Battle Creek, una pequeña ciudad en Michigan. Ahí mismo los hermanos Kellogg crearon su primer producto y también se pelearon por su apellido.

John Preston Kellog fue uno de los padres fundadores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Parte de su creencia se enfocaba en la pureza tanto espiritual como física por lo que estaban muy interesados en todo lo relacionado con la salud. Por eso, John Harvey, uno de sus hijos, decidió estudiar medicina y luego fue elegido como director del sanatorio construido por la iglesia en Battle Creek, Michigan.

El doctor John Harvey Kellogg fue uno de los pioneros del negocio de cereales de desayuno

Según el libro "La religión de la vida biológica" del Dr. Brian Wilson, John Harvey Kellogg trasladaba la religión adventista a sus técnicas para curar a los enfermos de la clínica. En particular, estos acudían a él para aliviar problemas estomacales y de digestión. El Dr. Kellogg creía que la ingesta de carne y lácteos no ayudaba a alcanzar esta meta de "pureza" por lo que promovía una dieta vegetariana basada en granos y plantas. Esto lo llevaría a experimentar con diversos alimentos.

La dieta de Kellogg

Kellogg hizo varias pruebas, en particular con trigo, y empezó a producir zwieback, unas tostadas que los internados en el sanatorio no disfrutaban del todo. Luego decidió moler este producto con otros cereales y así creó un mix al cual bautizó como "Granola" en 1877. En ese momento, su hermano menor Will, quien tenía espíritu emprendedor y visión de negocios, vio la oportunidad de producirlo masivamente.

Hasta ese momento los cereales necesitaban cocinarse durante mucho tiempo para poder consumirse por lo que los hermanos empezaron a buscar una técnica para que fueran más fáciles de hacer. Tras lograrlo con la Granola luego intentaron darle una vuelta. Probaron cocinándolo y luego pasando el trigo por un rodillo de metal. Este proceso creaba unas hojuelas que tras tener una breve cocción en horno dio origen a los flakes que conocemos hoy en día.

Will Kellogg fundó la empresa que hoy conocemos como Kellogg's en 1906.

Sin embargo, esa creación dio lugar a la pelea entre los Kellogg. John Harvey creía que habían logrado una gran contribución para la humanidad, mientras que Will pensaba que ese producto podía convertirse en un gran negocio. El menor de ellos decidió crear la empresa Battle Creek Toaste Corn Flake en 1906 para vender estas hojuelas con su apellido como marca.

Pero eso no fue todo. Reemplazó al trigo con maíz para que sea más barato y sabroso y le agregó sal y azúcar a algunos productos. Su hermano mayor no estaba de acuerdo, entonces creó su propia marca, que también se llamó Kellogg's. Esto inició una batalla legal entre ambos que duró una década, según describe el libro The Kellogg's: the battling brothers of Battle Creek, de Howard Markel. En 1920 la Corta Suprema de Michigan le dio la razón a Will que obtuvo luz verde para usar su apellido como marca.

El tigre Tony, cara visible de las Zucaritas, apareció por primera vez en los 50.

Para esa época la empresa ya había desembarcado en Canadá y había lanzado productos como los Bran Flakes, un cereal rico en fibras. Recién en los 50 presentaron a su portfolio de mascotas que se volverían populares, como el tigre Tony (1952) para sus Sugar Frosted Flakes y el gallo Cornelius. Luego, en 1963, se sumaría el tucán de los Froot Loops.

Durante la última década la firma emprendió un rally de adquisiciones para abultar su cartera de negocios. En 2012 se quedó con la marca de papas apiladas Pringles, cuatro años después compró a la galletitera brasileña Parati y un año más tarde hizo lo mismo con la estadounidense RXBAR, especializada en barras nutritivas. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios