Producción estratégica

Trabas y alto costo para importar impulsan a Grupo Campari a fabricar espumante en el país

El nuevo Cinzano Pro-Spritz es 100% argentino, lo hace Pernord Ricard para Campari y sustituye la importación del Prosecco que la compañía importaba de Italia para acompañar al Aperol en su trago estrella. Baja los costos 40% para la firma que proyecta un año de crecimiento en ventas

"Las dificultades para importar y con un alto costo -siendo un país productor de excelentes vinos- nos decidió a fabricar en la Argentina este producto que va en pareja perfecta con una de nuestras estrellas", dijo Nicolás Vilcinskas, Managing Director Argentina, Perú and South América Partnership Markets de Campari Group, en relación al lanzamiento del nuevo Cinzano Pro-Sprit, el primer espumante estilo Prosecco de elaboración 100% argentina, pensado para armar un Aperol Spritz, el exitoso trago que hizo que las ventas del aperitivo crecieran 20% durante la cuarentena y a tres dígitos interanual antes de la pandemia.

"Estábamos importando desde Italia pero con la producción local bajamos un 40% el costo", explicó Vilcinskas. En rigor, el espumante lo fabrica Pernord Ricard. Desde hace tiempo ya el Grupo Campari salió del mercado del vino pero en este momento advierte que el caso de los espumantes es particular porque coincide con el momento de alto consumo de sus productos.

De hecho, el ejecutivo asegura que "las marcas de espumante locales encuentran su fuente de volumen a través del crecimiento de Aperol Spritz. Muchas atan sus acuerdos comerciales en el on premise (bares y restaurantes) a resultar utilizadas como espumante de corte para el cóctel".

La idea inicial de producir el nuevo espumante localmente llegó a fines de 2019 y se concretó durante la pandemia. Primero Italia, desde donde la marca importaba, fue uno de los países más afectados por la crisis del Covid-19 y luego el golpe llegó a la Argentina. "Preveíamos una caída de volumen de 25% y en abril ya había llegado hasta 50%. Luego en junio empezó a levantarse y desde agosto ya hay un crecimiento acelerado y muy alto", detalló Vilcinskas.

En general, el grupo terminó el año con un aumento de 4% y en el caso particular del Aperol, un 20%.

Según los datos que maneja la compañía, el Prosecco es el segmento que más crece dentro de los vinos espumosos, categoría que por contrario viene registrando una caída en el consumo. El crecimiento en 2019 vs 2018 del Prosecco es de casi 80%, frente al escaso 1,7% de toda la categoría.

El país que más consume es Italia. Argentina ocupa el puesto 86, con una porción muy pequeña de la torta local de espumantes (0,1%), y se divide en Champagne (origen Francia), Cava (origen España), espumosos saborizados, semi espumosos, Prosecco (Italia) y vinos espumosos en general (la mayoría de los espumantes comerciales), que ocupan el mayor porcentaje de la torta (68,2%). 

La otra participación mayoritaria la tienen los semi espumosos con un 28%. En litros, se consumen 39 MM de litros anuales de vino espumoso.

Aún cuando cuenta con una participación muy pequeña del mercado, el Prosecco es el único segmento que crece (13,4% entre 2015 y 2019), en una categoría cuyo consumo se ha desplomado en el mismo período (cayó casi 7%). ¨En 2019, el Prosecco creció un 20% en facturación, fue el segmento de mayor crecimiento ¨, describe Vilcinskas. ¨Así que aquí claramente vemos una oportunidad, vinculada con el crecimiento del cóctel Aperol Spritz¨, agregó.

¿Tienen en vistas la exportación?, preguntó El Cronista Comercial al ejecutivo. "Aperol ya se exporta a América del sur así que el espumante tendrá como destino seguro al Mercosur porque además las importaciones desde Italia son caras.

En cuanto a los precios, el número uno de la empresa en el país agregó que siempre intenta acompañar la inflación como desafío para tener un "negocio saludable". Pero advirtió que la mayoría de los costos está dolarizado y en algunos casos impacta al 100%.

Además, agrega, la carga impositiva para el sector es muy alta. Sobre todo en comparación a otras bebidas alcohólicas que, por ejemplo, no pagan impuesto interno. 

La compañía espera que este nuevo producto tenga el destino del propio Aperol, que llegó a la Argentina en 2012, con un volumen muy pequeño, y en 2016 comenzó la producción local a cargo de Campari Group bajo licencia internacional (importaba sólo las hierbas y las infusionaba localmente). 

De 2016 a 2020 el consumo creció un 500%, y de 2018 a 2020 (pandemia y restricciones en bares y restaurantes de por medio), crece un 100%. En el consumo mundial de Aperol, Argentina ocupa el puesto número 8 en crecimiento en volumen de litros.

Según datos de Scentia (de diciembre 2020), la categoría de aperitivos creció un 3% respecto del año anterior.

.

Noticias del día

Compartí tus comentarios