Cuál es uno de los pocos sectores que le escapa a la crisis

En plena pandemia, el comercio electrónico experimentó un crecimiento inusitado y, para que eso fuera posible, la cadena logística tuvo que actualizarse a una velocidad vertiginosa. Qué cambió y por qué todavía no es suficiente.

Gente en su casa, comercios cerrados y la necesidad de abastecerse fueron la combinación justa para que el comercio electrónico en Argentina creciera un 124 por ciento en 2020. El prolongado confinamiento que vivió el país fue sin duda el motor principal del incremento, pero ese dato solo no explica necesariamente el boom. Es que sin los cambios que llevaron a los consumidores argentinos a acostumbrarse a las entregas en 24 horas o, incluso, en el mismo día, es posible pensar que la aceleración no hubiera sido tan abrupta. En silencio, la logística jugó su propio partido.

El año pasado se generaron 164 millones de órdenes de compra online, un 84 por ciento más que en 2019 según datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE). Para poder procesar todo ese volumen el sector tuvo que mejorar procesos, aumentar capacidad y actualizar tecnologías.

"Todo ese volumen de transacciones termina en un envío. Y para que el paquete llegue hay que poder procesar la mercadería, desconsolidarla y dividirla. Eso nos llevó a incrementar 40.000 m2 la superficie operativa", explica Iván Amas, gerente Comercial de Andreani.

La compañía, además, sumó en 2020 unos 1000 trabajadores. Con estos cambios logró mejorar un 400 por ciento la capacidad de procesamiento. Además, con la mira puesta en la última milla, incrementó en un 82 por ciento su parque automotor. En total, invirtió cerca de US$ 60 millones para poder responder al crecimiento de la demanda.


Entrega acelerada

Según explica Amas, el objetivo es acomodar los servicios de atención y convertirse en una empresa de "24 horas". Para poder alcanzarlo, primero debieron entender bien dónde estaba el problema. Y aunque siempre se habló de la última milla como el principal escollo, lo cierto es que la complejidad empieza ya en el abastecimiento. Por ello, fue necesario atacar toda la cadena.

"En su momento habíamos desarrollado soluciones para entregas en el día en Hot Sale, Cyber Monday y Navidad que no tuvieron buena aceptación. Hoy la entrega en el día es un acelerador de compra", agrega y señala que todos estos cambios se notan en el volumen de operaciones. A fines de 2020, con menos restricciones, el e-commerce llegó a un piso del que no se bajó, por lo que las perspectivas son prometedoras.

Hasta el año pasado, el sector más digitalizado -y el de mayor peso en el comercio electrónico- era el retail. La pandemia ayudó a que otros rubros, como alimentos y bebidas, cuidado personal y algunos negocios B2B hicieran un catch up y empezaran a crecer.

Además, según explican desde la CACE, el e-commerce atrajo 1,2 millones de nuevos compradores en 2020. A esto se le debe sumar que muchos de los que ya eran shoppers ocasionales empezaron a ser regulares y este fenómeno se vio en todo el país, lo que impactó de lleno el sector logístico. "Hay que ayudar a los sellers para que sea fácil enviar y no que deban esperar a acumular 20 paquetes diarios para el despacho", agrega Amas.

124% creció el e-commerce el año pasado

Antonio Migliore, founder y CEO de la startup de logística Moova, señala que hasta 2019 si una persona compraba un par de zapatillas online era esperable y admisible una demora de cinco días en la entrega. Hoy esa expectativa cambió radicalmente y empiezan a aparecer las compras impulsivas. "Si ves un producto, lo querés cuanto antes y en esto ayudaron mucho las apps de delivery. Pedidos Ya y Rappi acostumbraron al consumidor a la entrega urgente y eso generó una nueva necesidad", señala.

El empresario destaca que Moova creció un 1200 por ciento en 2020, en gran medida por la llegada a nuevos mercados. Y si bien estuvo por encima de la media del sector, lo cierto es que todos los que trabajan en la logística de última milla tuvieron altos porcentajes de incremento en sus negocios. Eso trae consigo consumidores más exigentes que ya tienen la entrega same/next day como estándar y lo de antes ya no alcanza. "Hasta hace poco, si manejábamos 5000 entregas en un día y quedaban 50 para el día siguiente, no pasaba nada. Hoy eso ya no es admisible, nos queda la sensación de que hay algo mal hecho. El comprador elevó la vara y reclama", explica.

Para poder dar respuesta a esta demanda, Moova sumó personal senior del sector logístico, con la que se postuló revisar toda la cadena de entrega. Llegaron así a un proceso de 14 pasos.

"Queríamos hacer más fina la operación y se estableció una hora de corte y quedó claro que todos los pedidos que se sumen antes tienen que llegar a destino ese mismo día", agrega Migliore.

La ubicación de los vendedores es otro de los factores para determinar el tiempo de entrega. Muchos sellers tienen la mercadería en sus locales comerciales o, incluso, en sus casas, y eso facilita la búsqueda y entrega inmediata.

Pero a medida que se profesionalizan, se hacen más comunes los depósitos fuera de la ciudad y se alargan los plazos. Para agilizar la entrega, con los clientes más grandes se realiza un pickup diario y Moova se encarga del crossdock en un lugar más cercano.

En total, la compañía cuenta con 1200 moovers -usuarios de su app- efectivos entre los cinco países en los que operan. Una buena parte de ellos son compañías que tienen capacidad ociosa y la utilizan para que sus transportistas busquen los paquetes disponibles.

"Sin dudas el boom del e-commerce se vio en la pandemia, pero la demanda hacia la logística venía de antes, por lo que esta explosión nos agarró ya preparados. Antes de la cuarentena hubo algunas mejoras importantes, entre ellas la inauguración de dos parques destinados principalmente al e-commerce", cuenta Eduardo Bastitta, CEO de Plaza Logística.

Y dentro del e-commerce, agrega, la logística es el sector más virtuoso en términos de generación de trabajo. Al ser un nuevo servicio dentro de la economía se trata de puestos que vienen a sumar por sobre lo que que pueda crecer la tasa de empleo. "Permite el ingreso al mercado laboral de trabajadores con y sin calificación, muchos de ellos jóvenes para los que este es su primer empleo. A ello se le suma que cada vez más mujeres se incorporan al mercado logístico. Si bien históricamente, por ser un trabajo que requería de fuerza física, la presencia femenina era más bien baja, en los últimos años se incrementó el porcentaje del 10 al 30 por ciento", destaca.

Además, señala que la logística de e-commerce genera tres empleos por cada uno que se pierde en los comercios. Así, dice, es mucho más lo que se genera en centros de distribución, que los que se pierden en puntos de venta.

A la par

El otro mercado que se mueve junto con el logístico es el del real estate. Con la mayor demanda logística para el comercio electrónico crece también la necesidad de acceder a buenas ubicaciones de depósitos que permitan acelerar las entregas.

  250 millones de productos se vendieron en 2020  

En el sector explican que hay tres factores que impulsan la demanda de metros en naves logísticas. El primero de ellos lo protagonizan las empresas que operan en depósitos viejos y buscan dar un salto tecnológico. El segundo es el crecimiento de la actividad económica en general, que hace varios años brilla por su ausencia. Por último, el comercio electrónico, que sigue creciendo incluso con una economía estancada.

"La ubicación ideal para una operación de e-commerce es la misma que para una operación tradicional: lo más cerca posible de los centros urbanos. Sin embargo, el comercio electrónico necesita muchas más prestaciones y tecnología", explica Bastitta.

Pese a todo este movimiento, el informe que elabora regularmente la inmobiliaria corporativa Cushman & Wakefield no mostraba una caída significativa en el porcentaje de vacancia. La lógica indicaba que el crecimiento de transacciones debía verse reflejado en un aumento de demanda de metros, pero los números lo desmentían.

"Había algo que se nos estaba escapando. Normalmente medíamos la vacancia por submercados geográficos tradicionales. Entonces decidimos ver qué pasaba si lo medíamos en función de la distancia a la ciudad de Buenos Aires. Ahí sí se vio el cambio: en los depósitos más cercanos la vacancia había caído un 50 por ciento", indica Santiago Isern, broker senior de Cushman & Wakefield.

Y esta tendencia apenas está empezando a asomar, porque muchas empresas empezaron a vender online obligadas por la pandemia y no estaban preparadas desde el punto de vista operativo. En medio de la urgencia solucionaron las necesidades logísticas como pudieron, en muchos casos, utilizando locales céntricos como depósito. Si ahora buscan mejorar la calidad de sus operaciones crecer van a tener que plantear una estrategia diferente. Usar como depósito un local que alquilan por US$ 25 por metro cuadrado cuando podrían reemplazarlo por una nave de US$ 5 no tiene sentido.

"El precio de los depósitos más grandes bajó y el de los más chicos se mantuvo. Entendemos que cualquier depósito que esté a menos de 15 km de la ciudad puede andar bien porque el e-commerce le va a permitir mantener el volumen. A muchas todavía no les llegó el momento de decidir. Pero tarde o temprano van a tener que tomar metros", concluye. 

Esta nota se publicó en la revista Apertura

Tags relacionados

Compartí tus comentarios