Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Es una pena que el Gobierno prescinda de una persona valiosa por personalidad"

El economista radical lamenta la salida de Prat-Gay. Dice que el gobierno no quiere en el gabinete figuras predominantes. Y cuestiona esa estrategia al sostener que un ministro de economía debe transformarse en jefe de orquesta para convencer y atraer inversiones. Si bien elogia a Dujovne, duda que el Gobierno le de ese lugar convocante.

Javier González Fraga conoce bien a Alfonso Prat-Gay. El radical -ex presidente del Banco Central y candidato a vicepresidente de la Nación junto a Ricardo Alfonsín en las presidenciales del 2011- integró junto al él la mesa de economistas de Cambiemos durante toda la campaña de 2015. Es por eso que no cree que al saliente ministro de Hacienda lo hayan echado, en el sentido estricto de la palabra. "De manera inconsciente, Alfonso quería irse desde hace un par de meses. Quizá no lo asumía por lealtad al Presidente pero ya no estaba disfrutando del cargo y, además, estaba muy cuestionado", asegura en un reportaje con 3Días. Cuenta que se lo dijo en noviembre pasado, cuando lo cruzó en la Unión Industrial. "El mensaje corporal que transmitía era el de una persona que ya no disfrutaba lo que estaba haciendo", afirma. De ahí, que la noticia no lo sorprendió, aunque la lamenta.

¿Es un error la salida de Prat-Gay?
-Creo que hubo un desgaste en la relación con la jefatura de Gabinete. Una lástima porque, más allá de las buenas consideraciones que me merece Nicolás Dujovne, Prat-Gay es un tipo talentoso, muy creíble, con una mezcla de sensibilidad social y conocimiento del medio económico. Es una pena que el gobierno prescinda de una persona tan valiosa por cuestiones de personalidad.

¿Se buscó disciplinar a la tropa o habrá un cambio de la política económica?
-Creo que no tiene que ver con un cambio de política económica. Simplemente, el Presidente y el jefe de Gabinete prefieren trabajar con un equipo donde no haya figuras predominantes. Y en Economía es importante que haya ministros convocantes y motivantes. No alcanza sólo con números, hay que generar entusiasmo, inversión, actitud positiva, como lo decía muy bien (Joseph) Schumpeter y lo explicaba mejor (John Maynard) Keynes, todo lo que se llama ‘animals spirits’, los espíritus animales, las cosas psicológicas que hacen que una persona invierta y otra no, teniendo las mismas estadísticas. Creo que eso exige un comunicador convencido, no un jefe de prensa, sino alguien que contagie ese entusiasmo.

¿No cree que no convenció su gestión?
-No, porque ha sido muy buena. Junto al resto del equipo logró evitar una crisis mayúscula y después nos reinsertó en el mundo, concretando un blanqueo que nos va a permitir incorporar una gran cantidad de ahorro o potenciar inversiones en la Argentina. Generó, además, una discusión sobre el impuesto a las Ganancias que hace años no se tenía. Junto al Banco Central llevó adelante una política de metas inflacionarias que no terminó de concretar porque le faltó tiempo. Yo tengo una buena opinión de su gestión y lamento que no esté más.

¿No es una mala señal que lo hayan sacado después de haber realizado el blanqueo más exitoso de la historia?
-El no se fue por fracasado. Quedará por ver más adelante si su salida fue acertada o no. Yo no soy quien para decirlo, lo dirá la historia próxima.

¿Y Dujovne no puede ser ese comunicador entusiasta?
-Insisto, Dujovne tiene muchas cualidades pero creo que van a tener que encontrar a alguien que tome a su cargo el convencer y comunicar cual es el camino para que se generen las inversiones. Puede ser Dujovne o (Federico) Sturzenegger. Creo que el aspecto más negativo que tuvo este año de gestión es la falta de motivación, una comunicación con convicción, que no es lo mismo que informar. Me parece que el Presidente no está para eso y que Marcos Peña tampoco. Al menos, no lo han demostrado en estos doce meses.

Dicen que a Dujovne lo llamaron para achicar el déficit fiscal.
-Bueno, achicar el déficit lo puede hacer cualquiera. Nombro a un cadete que en lugar de poner diez ponga cinco y se achica el déficit. El tema acá son los problemas políticos. El déficit que tenemos es por las concesiones políticas que se han hecho, que nos permitieron terminar el año sin huelga general, sin piquetes, sin saqueos.

¿Se compró la paz social?
-Así es y costó 2.5 puntos del Producto Bruto Interno. Entonces no se necesita un fiscalista. El lápiz rojo no dura tres semanas. Yo no creo además que Dujovne sea un fiscalista porque en el artículo que escribió hace poco demostró que estaba a favor del gradualismo. Y que por lo tanto había que comunicar mejor. Hay dos maneras de achicar el déficit. Una es bajando el gasto con el lápiz rojo. La otra es poner el dólar a 30 pesos. Como el Estado tiene mucho más ingresos en dólares que gastos en dólares, el déficit se achica solo, como pasó en 2002 con el 400% de devaluación. Pero eso implica una caída del salario real de la gente. Hay que entender que el gradualismo no es simplemente hacer lento lo que se puede hacer rápido. El gradualismo parte de dos convicciones: ser fuerte políticamente para darle continuidad a un gobierno no peronista, teniendo en cuenta que todos los anteriores no lograron terminar su mandato en los últimos 70 años. Y lo segundo, más importante, es estar convencido de que el ajuste no lo tienen que pagar los más pobres. Hay maneras rápidas de bajar el déficit pero generan pobreza y debilidad política.

¿Está de acuerdo con la atomización de la cartera de Economía? Porque hasta ahora no funcionó.
-Habrá que ver si ahora funciona. Insisto, falta un jefe de orquesta, no importa el título que tenga, es más la personalidad que otra cosa. Pero tienen que permitirle a alguno en transformarse en el jefe de orquesta y ser el comunicador principal.

¿El 2017 será un año turbulento?
-Yo creo que sí, porque es un año político y hay un sector del peronismo que quiere debilitar ya a Mauricio Macri. Eso se vio claramente en la foto que se sacaron hace dos semanas en el Congreso con el proyecto de Ganancias. Creo que ese sector va a tener coincidencias para obstaculizar, hacerle perder a Cambiemos las elecciones y quitarle a Macri la posibilidad de reelección. Entonces sí, va a ser un año virulento, va a ser complicado en los sindical.

¿Y cómo influye el contexto internacional?
-Va a ser difícil crecer porque el mundo está muy en contra. Quién iba a decir hace ocho meses que Inglaterra iba a votar a favor de irse de la Unión Europea, que en Colombia ganaba el no por la paz con las FARC, que en Estados Unidos iba a triunfar Donald Trump y que Brasil entraría en otra recesión porque Temer no se sostiene políticamente. Vamos a un dólar fuerte y a tasas de interés más alta, porque el mundo está más complicado. Creo que la Argentina va a prosperar en este contexto gracias al blanqueo, porque va a permitir prescindir de salir a captar en los mercados internacionales los 30.000 millones de dólares para financiamiento. Será un año complicado políticamente y espero que el Gobierno siga adhiriendo al gradualismo y entendiendo sus claves. Prat Gay lo tenía claro.

Comentarios4
Penguinnews Wolcoff
Penguinnews Wolcoff 21/03/2017 12:30:15

Si es tan útil, ¿Por qué no lo invitan a seguir en el cargo. No fue joda dividir el ministerio económico en tres. penguinnews700.wordpress.com

Jorge Ibarra
Jorge Ibarra 06/03/2017 07:47:57

Este sabe más de matufias, pregúntenle que pasó con el BID y los millones de dólares que se llevaron de los ahorros, no será que la historia se repite

Andrés Falcón
Andrés Falcón 02/03/2017 09:54:55

Sensibilidad social tenia Prat-Gay; este barbeta no sabe lo que dice.

Carlos José Vaccaro
Carlos José Vaccaro 16/02/2017 10:03:15

¡CARADURA!! Cuando licuó los pasivos de los empresarios, transfiriendo sus deudas a todos los Argentinos, fué el comienzo de la debacle que terminó con De la Rua. ¡Cuantos millones después se metió en el bolsillo con el megacanje'!!!! UN SINVERGüENZA